La mayor exigencia es que el alumno pueda posicionarse críticamente frente a un tema actual que haga parte de su realidad. Ser capaz de argumentar, oral y escrita, en situaciones diversas. Compara los dos países en sus formas de manejar los mismos temas abordados. El manejo del idioma portugués como herramienta de trabajo. Generar un diferencial más en el perfil de profesional calificado.